domingo, 16 de septiembre de 2007

Nosotros los Singles/Solteros/Impares

Pues si, dado mi estado de soltería ,y viendo que cada vez mas de mis amig@s se van emparejando ( y también que las velas de la tarta aumentan cada año) , me he decidido ha investigar este fenómeno social y demográfico que suponemos los singles.
Parece ser que lo de plantearse la vida en singular y abandonar los antiguos cánones sociales de plantearse la vida en pareja (una y única) es una tendencia en auge.
En países nórdicos como Suecia o ciudades como Nueva York esto es bien conocido y frecuente , según las estadísticas aproximadamente el 50% de los ciudadanos vive solo ( se incluyen solteros de elección pero también viud@s, divorciad@s...) , llegando incluso a realizarse pequeños cambios lingüístico; en Suecia la palabra "ensam" (soltero) ha sido sustituida por single debido a las connotaciones negativas de la primera, me imagino que sería algo así como solteron/solterona en España.
En nuestro país este tipo de planteamiento vital también ha ido ganado adeptos en los últimos años, de hecho , el los diez últimos años el porcentaje de solter@s ha aumentado un 10%.
Los psicólogos y sociólogos apuntan un progresivo aumento de este fenómeno debido a las condiciones económicas favorables, a un grado cada vez mayor de exigencia en el amor y a la mayor dificultad de establecer relaciones interpersonales debido al frenético ritmo de vida actual.
Y como no tenemos de hablar del aspecto económico, en este sentido las grandes multinacionales se frotan las manos ya que consideran al single como un gran consumidor que debido a la ausencia de cargas familiares cae frecuentemente en el capricho y no duda en gastar en si mismo para satisfacer sus necesidades. Estas empresas calculan que los singles son responsables del 40% del gasto en alimentación y el 65% en cosmética . Yo personalmente no me incluyo en este tipo de derrochadores pero bueno me imagino que generalizando será así.
Y claro como salimos mas, viajamos y alternamos mas; parece ser que bebemos y fumamos mas que la media y también tenemos un mayor índice de suicidios así como de cáncer de púlmon y problemas hepáticos. Resulta alentador no?
En fin y si ya estamos poco estudiados nos clasifican como a especímenes de algún tipo de raza extraterrestre:
Los 10 tipos de solteros


Los exigentes. No están en contra del matrimonio o el emparejamiento análogo ni lo descartan, pero son tan exigentes que no encuentran la persona que les permita disfrutar y desarrollar su plena autonomía personal. En la sociedad actual todos, en general, cada vez exigimos más del amor y de nuestras relaciones.

Los convencidos y satisfechos. Suelen ser introvertidos y sienten especial motivación por canalizar todas sus energías hacia objetivos profesionales, humanitarios o religiosos. Su adhesión a la soltería puede ser fruto de una decepción o de estar convencidos de que libertad individual, profesión y familia son incompatibles.

Los autosuficientes. En el fondo piensan que no necesitan a nadie y cultivan una larga retahíla de aficiones: son amantes de la lectura, el teatro, la música, los viajes… por eso prefieren la soledad. Tienden a pensar que las relaciones con el otro son demasiado complejas y problemáticas.

Los rebeldes. Quieren sentirse libres de cortapisas e imposiciones y suelen estar atraídos por actividades poco convencionales: viajes exóticos, naturismo, paracaidismo, otras culturas... Sus amistades son compañías mutantes que mantienen mientras les proporcionen experiencias nuevas. Les aterra la rutina.

Los falsamente resignados. Se presentan como modernos, dinámicos, liberados… y hasta se dicen felices, pero, cuando se rasca un poco no es difícil comprobar que se trata de solitarios amargados o de enamorados no correspondidos. No están en contra del emparejamiento ni lo descartan.

Los itinerantes. No aspiran a desarrollar “el amor de compromiso e incondicional”, bien porque se sienten incapaces de fijar un compromiso “de por vida”, bien porque no se imaginan dedicados a atender las necesidades únicas de su pareja. Sus rupturas sucesivas no son traumáticas ni inciden en su autoestima.

Los egoístas. Huyen del riesgo de tener que compartir su tiempo, su dinero y sus aficiones con personas que les obliguen a sentir zozobras, limitaciones, enfermedades ajenas o, sencillamente, los diferentes estados de ánimo y fases que conlleva una pareja estable. Quieren vivir de lo suyo y para sí mismos.

Los resentidos. Han conocido varios fracasos sentimentales y han pasado por relaciones difíciles y hasta tumultuosas. Su actitud suele atravesar dos fases muy claras: tras una primera de alejamiento total de las relaciones, vuelven a estar abiertos al amor, aunque con muchas prevenciones.

Los sufridores. Este tipo de impares “padece” la soltería como si fuera una enfermedad que no les gusta, pero que aceptan a pesar de que para ellos supone convivir con su soledad, tristeza y añoranza de no tener a su lado a alguien con quien compartir el amor y la intimidad.

Los timoratos. Es, quizá, el grupo más numeroso de lo que podría denominarse “solteros a la fuerza”. Estas personas no se sienten con capacidad para afrontar y superar el miedo que les produce asumir la responsabilidad y entrega que supone crear una familia y sacarla adelante.


P.D. Para este post me he inspirado en algunos artículos , especialmente alguno de El Mundo asi que perdon si plagio demasiado.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

y digo yo en q grupo te incluyes tu?

Anónimo dijo...

Sin duda un rebelde con mayúsculas!!! cada vez esto se pone más interesante...je je je.Un besito(m.Jones)

triki dijo...

Gracias por comentar!!!