domingo, 11 de mayo de 2008

Miedos irracionales

Uno de los miedos mas comunes y generalizados es el miedo al dentista.

Yo me he ido a hacer la revisión que me debería haber hecho hace unos dos años ( si, la pereza para estas cosas me puede) y reviví una sensación que tenía olvidada, el miedo al dentista.
He de decir que mi dentista y ortodoncista es de total confianza, y es que es de la familia, pero aún así cuando te sientas en la silla y una potente luz que te ciega te enfoca a la boca y notas como unos puntiagudos ganchos rascan tus dientes no te te queda otra que sentir cierta congoja.
El miedo viene generado por dos dudas, la primera es ¿Me va a hacer daño? , la segunda es ¿Cuantas muelas picadas tendré? y que la tercera que ciertamente también es bastante terrorífica ¿Cuanto me va a costar todo esto?.

En mi caso me parece que me esperan varias sesiones de tortura en el próximo año, ya que tengo una caries que me tengo que quitar,tengo que extraer las tres muelas del juicio que me quedan y ponerme de nuevo una ortodoncia porque sino todo el trabajo de la primera ortodoncia se va a ir al garete y no es cuestión de tirar a la basura el trabajo de tres años de brackets ( por fortuna esta vez puedo librarme de los brackets ¡Uuuuffffffff!)

En estos casos solo queda agradecer que alguien tuviera la brillante idea de inventar la anestesia local ¡GRACIAS!

Un saludo a todos y gracias por leerme

10 comentarios:

nora dijo...

Perdona el offtopic pero no sé en dónde ponerlo por eso te escribo aquí.
Gracias por el comentario, Triki, no sé qué decirte. Creo que tengo que aprender otra vez el español para que me entiendan... no sé, pero cada día tengo un poco menos de confianza en mí misma y en lo que escribo...
Triki, además de ser el norazonio número uno eres algo más importante: eres un amigo.
Gracias, Triki... un beso*

triki dijo...

Nora:
Gracias a ti Nora, tu español es correctísimo pero a veces interpretar las letras no es leer, para leer hay que tener voluntad de entender lo que se esta contando.
Por favor recupera esa confianza ya,lo que escribes es precioso.

Crítico en Serie dijo...

ui, triki, no puedo simpatizar contigo porque si te digo la verdad, no voy nunca al dentista. Más que nada, que me salieron los dientes bien puestos, no sé lo que es una caries y diría que las muelas del juicio ya me han salido sin enterarme. Es curioso: creo que esto de los dientes es de lo más hereditario que hay. Ni mis padres ni mis dos hermanos ni yo hemos tenido nunca un diente mal puesto.

(espero que ahora por chulear de mandíbula no me vaya a pasar algo...)

triki dijo...

Crítico:
Malditos bocas-perfectas, en la salas de espera de los dentistas siempre urdimos planes contra vosotros :D jajaja.
Tienes razón con lo de hereditario mi madre tiene los dientes de un tiburón ( hasta abre las nueces con ellos) y mi padre los tiene fatal, y yo creo que salgo más a mi madre pero claro un padre con esos dientiños pasa factura...
Ten cuidado con decir cosas así que tienes razón que al día siguiente se te pican tres muelas.

Un saludo nos vemos

leydhen dijo...

Ese tercer miedo que comentas, el des precio, es el que suele echar para atras a muchas personas. POrque cuando el dolor de muelas es insoportable, con gusto te sometes al sillón del dentista, pero cuando el bolsillo tiembla... Malo, malo.

Yo tengo el problema extra de que... al anestesia local que utilizan normalmente no me hace efecto. Tras tres inyecciones sin notar nada, me tuvieron que empastar dos muelas en vivo. Y eso sí que es terror.

Asi que cuando tuve que hacerme una endodoncia en una muela yo ya me había encomendado a todos los santos de todas las religiones conocidas, porque auguraba lo peor y lo más terrible. pero le comenté mi problema al dentista y usó otra anestesia. Y fui feliz con mi boca dormida, por muchas veces que me morsiese la lengua :P

En fin, que he vuelto. Leeré tus anteriores entreadas, pero no esperes muchos comentarios ^________^

nuvol dijo...

A mi me tuvieron que operar de las muelas del juicio... lo peor no fue el dolor, pues me durmieron de la nariz hasta la barbilla (para que me entiendas), sino la presión que sentia que estaban ejerciendo en mi mandíbula y ese olor a hueso chamuscado..... PUAJ!
Lo mejor? fue la recuperación! Mimitos por todos lados y mogollón de helados de chocolate, vainilla, strachatela... (como no puedes comer nada sólido, lo mejor es el helado, bien fresquito que te alivia y te alimenta)
Saludos.

triki dijo...

Leydhen:
que alegría verte de nuevo por aqui.
Terrible problema el de la anestesia yo también iría con un miedo tremendo si supiera de antemano que me va a doler...
Un saludo

triki dijo...

Nuvol:
coincido en todo 100%, excepto en lo del helado que yo soy muy bruto y el hambre me puede. Con la primera muela que me saque comí pan y se me clavó una corteza en la herida ... ¡Ví las estrellas!

Anónimo dijo...

No se, llamadme pervertido si quereis, pero ESTE es el mejor video que he visto...

Anónimo dijo...

No me extraña que la gente le tema al dentista, pero al contrario de todo lo que has dicho, yo creo que lo más importante, ya no es cuanto te cueste o cuantas muelas picadas, etc puedas tener, sino ¿hará bien su trabajo?, porque la verdad es que muchos dejan que desear, y un empaste son tres dentistas mas para que te hagan bien lo que otros no hacen. En serio, hay gente que saca la carrera y no sirve ni pa freir un huevo como se dice.